Ir al contenido

La sociedad y sus instituciones tras la verdad

Entradilla: Toda sociedad desarrolla instituciones para ir en busca de la verdad; cuando se las respeta sus frutos son de gran valor.

Rompetextos: Las denuncias por acciones delictivas en contra de periodistas, sea por el uso del poder como instrumento de revancha, sea por su intimidación o de otra forma, son un hecho gravísimo.

“Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres…” (Juan 8, 31-42) En toda sociedad humana la búsqueda de la verdad es fundamental. En el proceso de su evolución, todas las sociedades han procurado enfrentar la necesidad del ser humano de conocer la verdad. Es una necesidad tanto a nivel espiritual como también intelectual y social.

En el plano espiritual, están las iglesias y otras organizaciones que ofrecen a cada persona una respuesta a su búsqueda más intima por la verdad. Las instituciones religiosas presentan a sus fieles la verdad en que su fe debe centrarse, dándole sentido a toda su vida.

En la dimensión intelectual están, principalmente, las universidades. Está claro que el espíritu de búsqueda de la verdad debe impregnar la totalidad del proceso educativo, pero en la universidad adquiere su plena expresión. Ahí, los integrantes de las facultades, sea de ciencias o de humanidades, en un ambiente de libertad académica, investigan y debaten para llegar a la verdad siguiendo cada uno el método de su propia disciplina. En eso es que las grandes universidades procuran brillar, ofreciendo a la sociedad en que sus investigaciones se desarrollan, y a la humanidad entera, sus descubrimientos de la verdad en los diversos campos de la vida científica e intelectual.

Y luego está la dimensión social. Y en ella, la principal institución es la prensa. Los seres humanos también necesitan conocer la verdad sobre sus relaciones, sobre su condición como vecinos, como ciudadanos, como consumidores, etcétera. Necesitan enterarse de los acontecimientos de relevancia pública y las causas que los producen. Y para investigar con rectitud y de acuerdo a los métodos propios del periodismo libre, se instituye la prensa. Desde el Siglo XVII hasta nuestros días, el periodismo ha sido la actividad profesional que ha contribuido para que se descubra la verdad en todos los aspectos de la vida pública.

Como es fácil comprender, en las sociedades más abiertas, en las que los derechos de las personas están debidamente tutelados por jueces y magistrados independientes, el periodismo rinde sus mejores frutos. Ahí, los asuntos públicos se discuten y debaten con transparencia, los hombres de Estado rinden cuentas y los funcionarios del Gobierno se acercan a los ciudadanos. El periodismo de opinión decanta las noticias y los reportajes y se forman las diversas corrientes. Los mismos hechos son valorados de diversa manea y sus múltiples aspectos son analizados a través de los prismas ideológicos de cada columnista. La sociedad se muestra, así, viva y vibrante en todo lo que a su vida pública se refiere.

Sin embargo, tal y como se ha hecho ver en Guatemala recientemente con ocasión de celebrarse el Día del Periodista, la verdad tiene enemigos. Son pocos y no todos son poderosos. Pero cuando los propios poderes públicos se enfrentan contra la libertad de prensa, cuando los funcionarios públicos son intolerantes de la crítica sobre sus gestiones como tales, la búsqueda de la verdad queda truncada.

Por supuesto que el periodismo es imperfecto y que, como toda institución social, la prensa está sujeta cometer errores y, en ocasiones, a actuar negligentemente. Pero nada de eso justifica las medidas intimidatorias, la persecución, el uso del poder como instrumento de revancha en contra de un

periodista. Mucho menos, su asesinato, que es una de las aberraciones más graves en que puede incurrir un régimen político.

La libertad de prensa ha sufrido mayores embates en el pasado reciente. La búsqueda de la verdad es la víctima directa de una realidad tan deplorable como dañina para el desarrollo de la democracia liberal entre nosotros.

Eduardo Mayora Alvarado

Publicado elArtículos de PrensaEstadoSociedad

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *