Ir al contenido

Hay que mirar al futuro, no al pasado.

Entradilla: Arrastrar las diferencias, los rencores o los resentimientos es fácil; lo que cuesta es y vale es enterrarlos.

Rompetexto: Los guatemaltecos tienen la opción de quedarse anclados en su pasado conflictivo, pero también de mirar a un futuro de prosperidad en paz y libertad.

Creo que la incursión en una sociedad más bien conservadora y contenida en sí misma, como lo era la Guatemala de los años treintas y los cuarentas, de un movimiento revolucionario de izquierdas, más bien nutrido de fuentes extranjeras que propias, tuvo consecuencias que persisten hasta nuestros días.

Así, durante las últimas casi ocho décadas desde la Revolución del 44, las izquierdas y las derechas han buscado ser o constituirse en un eco, en un sucesor histórico, de alguna de las manifestaciones de los movimientos originarios. Sus dirigentes sostienen que “la lucha sigue”, si bien “disfrazada” o por “otros medios”, pero que el afán por llegar al poder y permanecer en él, de la ideología contraria, permanece tan vivo como siempre.

Debido a esa mentalidad y con la idea de que “son los mismos” izquierdistas o derechistas de siempre, la sociedad guatemalteca queda como presa de su pasado. Sigue viviendo un conflicto en el que ciertos grupos políticos buscan revertir el patrón de tenencia de la tierra que surgió de la Reforma del 71 y estatizar toda actividad que tenga relieve de servicio público o que sea de alcances masivos, y un conflicto en el que otros grupos procuran mantener inamovible e intocable el derecho a la propiedad privada, al igual que un régimen de competencia que, si bien se asemeja al de libre mercado, tiene sus propias características “criollas”.

No son pocos los que en la actualidad entienden que, al final de cuentas, la fuente de inestabilidad política que se vive radica en que la CICIG ha cerrado un pacto con las izquierdas y que sus objetivos son, según ellos, los de siempre. Del otro lado algunos identifican a ciertos grupos de empresarios, de políticos y de militares retirados como integrantes de una “red” que se propone defenestrar a la CICIG y “cooptar” al Estado, con los objetivos de siempre.

Creo que no hay necesidad de ser un analista político experto para comprender que, enredados de esa manera en los conflictos del pasado, no va a ser posible forjar un mejor porvenir. Para que este país salga adelante, para que su economía llegue a ser más próspera y todos encuentren en sus mercados mejores oportunidades de toda clase, debe mirarse al futuro.

En ese orden de ideas, ¿cuáles serían las bases de una convivencia más armónica y de una economía más productiva y capaz de crecer lo necesario para enfrentar la pobreza y todos los males sociales que le son connaturales?

Las bases son, a mi juicio, estatuir un régimen jurídico-político que reconozca la libertad del ser humano de labrar su propio destino; de hacerlo sin peligro de su vida, de su integridad personal ni de su integridad intelectual; que reconozca el derecho a los bienes propios y a disponer de ellos de acuerdo con leyes generales; y que establezca la obligación del Estado, por medio de sus órganos o de la financiación

de organizaciones sin sesgo político, de articular sistemas para dar a quien no pueda sustentarse a sí mismo el apoyo, la asistencia o el respaldo necesario para que pueda llegar a ser un ciudadano productivo.

Pero, además de reconocer todos esos derechos, debe ser un régimen que los haga valer, que haga realidad el ideal del imperio del derecho por medio de jueces verdaderamente independientes.

Eduardo Mayora Alvarado. https://eduardomayora.com

Guatemala 12 de agosto de 2018.

Published inArtículos de Prensa

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *