Ir al contenido

Yo votaría por…

(Publicado en Siglo Veintiuno el 13 – I- 2011)

De cara a las próximas elecciones yo votaría por aquellos candidatos, tanto a diputados al Congreso de la República como también a Presidente y Vicepresidente, que entendieran y por lo tanto abrazaran la libertad individual como principio fundamental de la organización social y de las instituciones políticas del Estado.

                Lo haría pues, de resultar electos, ese tipo de candidatos dejarían de intentar sacarnos de la pobreza por medio de las acciones del Gobierno.  Ellos tendrían fe en que todos y cada uno de los seres humanos, de ser protegidos eficazmente sus derechos y libertades, son capaces de forjarse para sí mismos una existencia digna.  Por consiguiente, candidatos como esos emplearían todas sus fuerzas e ingenio para lograr que el Gobierno evitara que los sicarios, los extorsionadores, los rateros, los estafadores, los traficantes de personas, los narcos, los corruptos y demás lacras que hoy en día operan con casi completa impunidad, siguieran expoliando a los ciudadanos que viven pacífica y productivamente.

Serían los candidatos que creyeran verdaderamente en la libertad del ser humano quienes procurarían remover todos los obstáculos que hoy día existen para que  esos ciudadanos decentes, que cooperan con otras personas voluntariamente, a cambio de su talento, sus bienes o sus servicios, sean tan productivos como sus capacidades lo permitan.

De llegar a ocupar los cargos públicos por los cuales compiten esos candidatos verdaderamente convencidos del inmenso valor de la libertad individual, dejarían de apoyar o promover que Guatemala contraiga más deuda pública y procurarían que los ingresos fiscales alcanzaran para asegurarle a toda persona que respete los derechos de los demás, una existencia en paz, sin ser molestada o agredida por otras personas o por el Estado mismo. Además, se asegurarían de que dichos ingresos fueran suficientes para socorrer a los desvalidos, para brindarles un puente hacia una existencia productiva y digna a quienes, temporalmente o por circunstancias ajenas a su propia voluntad, verdaderamente carezcan del mínimo necesario para poder incorporarse a la lógica de la cooperación social.

Unos candidatos que fuesen verdaderos defensores de la libertad de toda mujer y de todo hombre para esculpir su propio destino, ganándose así algo tan valioso para toda persona como lo es respetarse a sí misma, impedirían que por medio de la legislación o de otra forma se despojara a unos del fruto de su esfuerzo o de su talento, de sus derechos, para trasladarle rentas o ingresos a otras personas sin importar cuál pudiera ser la justificación o el pretexto –excepto la condición de ser temporalmente desvalido.

Votaría por quienes entendieran la dimensión moral de la libertad humana, puesto que sólo ese tipo de candidatos procuraría erigir instituciones políticas que hicieran a cada persona responsable de las consecuencias de sus propios actos.  Ese es el tipo de dignatarios de la Nación que lucharía sin tregua contra las maquinaciones dentro del proceso político que terminan, precisamente, en todo lo contrario: que ciertos ciudadanos responsables y productivos se vean obligados a tener que asumir las consecuencias perjudiciales de las acciones u omisiones de otros que, más que como seres humanos, se comportan como parásitos irresponsables.  Ese tipo de candidatos contribuiría a edificar una mejor Guatemala.

Eduardo Mayora Alvarado.

Publicado elArtículos de PrensaPolítica

2 Comentarios

  1. luis hernandez luis hernandez

    yo votaria por aquel que pudiera poner metas claras y decirnos cuanto nos cuesta y convencer a los guatemaltecos de pagar por el pais que queremos. me da una tristeza ver que guate paga tan poco por su desarrollo y no es de extraniar que la calidad de servicios sea mala y su cobertura baja. muchos empresarios no quieren pagar por un mejor pais porque lo que pagan es un bien publico y prefieren que otro lo paguen y para ellos mejor sino declaran ni el iva de sus ventas porque lo creen propio cuando es un impuesto pagado por la gente que debiera ir al gobierno para mejorar lo que tenemos. nuestros recursos son tan escasos que lo que nos sirve para tapar un oyo son recursos que no se usan para tapar otro que tenemos y por eso no podemos tener ningun camino decente. yo votaria por un presidente que sus planes no fueran promesas sino realidades que se puedan cumplir.

    • mayora mayora

      Luis,
      ¿Conoce usted de algún candidato presidencial que no intente exactamente lo que usted propone? Pero, si somos personas libres, ¿a cuenta de qué han de ponernos metas un Presidente o sus ministros? Quizás se refiera usted a las metas de cada una de las administraciones públicas como tales.
      Impuestos: sí, es verdad que hay muchos evasores y elusores. Pero eso no significa que los guatemaltecos inviertan poco en su desarrollo. Usted da a entender que solamente la inversión pública genera desarrollo; creo que es más bien lo contrario. La inversión privada genera desarrollo, principalmente. Todavía más cuando se invierte en instituciones sólidad capaces de generar un marco cierto dentro del cual sea atractivo invertir.
      No he conocido a ninguna persona, aquí o en cualquier otra parte, que prefiera ser subvencionada por el Estado que contar con un trabajo u oficio que le permita ser dueña de su propio destino. Sé que hay algunos parásitos de profesión, pero ese es otro problema.
      Gracias por su comentario.
      Eduardo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *